WeCreativez WhatsApp Support
Estamos aquí para ayudarte
Hola, ¿En que puedo ayudarte?

Para hablar sobre Liderazgo Positivo debemos recordar que en cualquier empresa, desde pymes hasta grandes corporaciones, cada organización tiene su líder. El gran jefe, gerente, gerente o jefe de departamento tiene un objetivo: administrar los recursos humanos para obtener más productividad y resultados.

Liderazgo Positivo: definición del concepto.

Poco a poco, las empresas están intentando abandonar los llamados métodos de gestión «tradicionales», que ahora se consideran demasiado antiguos y, sobre todo, inadecuados para nuestra sociedad moderna.

La forma piramidal de la administración propuesta ya no atrae a los empleados que se sienten incomprendidos, sobrecargados de trabajo, marginados y presos de una vida cotidiana donde la libertad y la responsabilidad están ausentes. Es por eso que algunos líderes corporativos están probando un nuevo concepto: el liderazgo positivo.

Este nuevo enfoque permite gestionar a sus empleados teniendo en cuenta el espíritu humano para optimizar sus comportamientos. En otras palabras, el gerente escuchará a sus empleados, sus necesidades, sus inquietudes, pero también sus sugerencias e ideas.

Aquí no se hace lo de reprender a un colaborador por la sencilla razón de que ha propuesto una idea. Por el contrario, el liderazgo positivo fomenta la creatividad y la apertura.

Gracias a todos estos criterios,el bienestar de los empleados se disparará, lo que resultará en una mayor participación y, por lo tanto, mejores resultados. El liderazgo positivo en realidad tiene un efecto bola de nieve en los resultados.

Cuanto más escuche un gerente a su colaborador, más se involucrará y le dará el 100% para llevar a cabo sus tareas, esto incrementara las posibilidades de que la empresa tenga éxito en sus desafíos.

¿Cómo establecer un liderazgo positivo?

Como puedes ver, el liderazgo positivo combina el bienestar de tus empleados y los resultados de la empresa. Sobre el papel, la idea es tentadora. Pero concretamente, ¿cómo ponerlo en marcha?

Primero, debes poder determinar los recursos que tienes a mano (no es difícil encontrarlos, abre los ojos, ¡están frente a ti!):

  • Recursos organizacionales: están compuestos por la remuneración, el clima de confianza establecido entre el gerente y sus colaboradores, su método de gestión, las condiciones ambientales y la contribución social.
  • Recursos individuales: aquí encontrará capital energético, flexibilidad , gestión del tiempo y confianza en sí mismo.

En segundo lugar, es imperativo tener en cuenta tus objetivos, considerar tu futuro en términos de plazos y objetivos. Estos se dividen en dos partes:

  • Rendimiento y eficacia: puedes estudiar esta parte a través de indicadores de rendimiento, subjetivos y objetivos,
  • Bienestar: esta parte incluye emociones, satisfacción con la vida, equilibrio entre el trabajo y la vida, pero también la prevención del estrés o el agotamiento, cada vez más común en las empresas.

Ahora que tienes tus indicadores en mente, se trata de configurar el nuevo proceso. Aquí, hay que tener en cuenta:

  • Experiencia laboral: el liderazgo positivo aboga por la autonomía , el control, la variedad, la estructura y la relación con el trabajo,
  • A esto se agrega la parte de compromiso: aquí encontrará la motivación, la implicación, la dedicación, el placer y el interés.

Para establecer un liderazgo positivo, el gerente debe encontrar el equilibrio adecuado entre estos dos últimos puntos. Si más de la mitad de los criterios mencionados anteriormente son satisfactorios, entonces puedes felicitarte: ¡estás implementando este nuevo concepto! Bravo

Liderazgo positivo: ¿Cómo debe comportarse el gerente?

El liderazgo positivo anula completamente la visión que tenemos de la gerencia y especialmente del gerente. De hecho,tu posición y comportamiento deben cambiar por completo si quieres implementar este nuevo método de administración. Pero  Aquí hay 5 consejos para convertirte en el mejor gerente!

  • Tus empleados necesitan confiar en ti

Un buen gerente es inmediatamente reconocible en la forma en que sus empleados hablan de él. De hecho, para establecer un liderazgo positivo, se debe establecer una relación de confianza entre el gerente y sus equipos.

Obviamente, esta relación debe ser recíproca. En todos los casos, el manager y su equipo están vinculados: en las derrotas, pero también en las victorias. Un buen gerente sabe cómo felicitar a su equipo e inculca una verdadera política de mentalidad abierta.

Es esencial motivar a sus tropas para que propongan sus ideas, su renuencia, que verbalicen sus necesidades o preocupaciones. En otras palabras, el gerente sabe cómo comunicarse con sus colaboradores. Debido a esta relación de confianza, ahora puede delegar sus decisiones.

  • Sé claro contigo mismo y por lo tanto claro con tus colaboradores.

Y sí, para ser un buen líder, debes tener confianza en ti mismo y saber cómo mantenerte positivo en todas las circunstancias. También se trata de tener en cuenta las peticiones de tus colaboradores.

Pero cuidado, no hay ley! Un buen gerente sabe cómo pronunciar un discurso y hacer lo que ha anunciado. Esto no creará tensión en el grupo, ya que no habrá presencia de favoritismo para uno u otro. De esta forma, demuestras que puedes ser recto, riguroso, sin parecer tiránico. Debes saber qué quieres, cuándo y cómo, para comunicárselo a tus empleados.

  • Tener una visión inspiradora

Ciertamente te estás preguntando qué es una visión inspiradora. A menudo, comienza con un sueño. El gerente debe presionar a sus tropas para que accedan a este sueño, gracias a los principios y los valores en los que cree.

Pero ten cuidado, aquí no estamos hablando de un sueño utópico sino realista. Por ejemplo, puede decir: «Sueño que en seis meses habremos duplicado nuestras ventas». Bueno, este sueño, harás todo lo posible para realizarlo.

Y contigo, todos tus colaboradores serán parte de este maravilloso sueño. El líder debe tener constantemente los ojos clavados en el futuro. Para ello, debe ser curioso, innovador, transmisor de una visión ideal. En cierto sentido, no necesita ordenar ya que inspira.

  • El gerente sabe movilizar las habilidades.

Sí, un líder debe saber cómo guiar a sus tropas y encontrar lo mejor en cada una de ellas. Cada empleado tiene un talento, una habilidad que es la suya propia.

Movilízalos y reúne a empleados con habilidades similares. Gracias a este método, podrás desarrollar talentos colectivos para cumplir las misiones. Y qué alegría para los empleados hablar el mismo idioma con sus colegas. Bonificación: ¡Crearas afinidades entre tus empleados para un mejor trabajo!

  • Reprende sin Abusar

A veces es difícil Reprender sin ser un tirano. Sin embargo, un buen líder, digno de ese nombre, debe poder expresarse claramente respetando al otro.

Esta actitud ganar / ganar te permitirá hacerte respetar sin sonar como el lobo malo. En el método de liderazgo positivo, el gerente debe saber cómo transmitir un mensaje difícil, sin manipulación y sin agresividad.

En otras palabras, debe tener un puño de hierro en un guante de terciopelo. Este comportamiento positivo tendrá consecuencias saludables y constructivas para el grupo.